Las leyes de la robótica

Dentro de la ciencia ficción, Issac Asimov define 3 leyes que todo robot debe cumplir para proteger a los humanos

  • Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  • Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
  • Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley

Estas leyes aparecen por primera vez en 1942 en el libro: «El circulo vicioso “de Isaac Asimov constituyen el código moral de los robots.

Las tres leyes deben estar programadas en todos los robots y ninguno de ellos debe de ser capaz de incumplirlas, de intentarlo el robot sufriría un daño irreversible y “moriría”.

Muchos relatos y películas de ciencia ficción usan estas leyes e intentan ver cuáles son los límites de las mismas y jugando con la lógica encontrar los casos en el que un robot sería capaz de incumplir las leyes.

Volviendo al mundo real, con el avance de la tecnología es normal abrir el debate sobre la ética de la robótica. Partiendo de las leyes de Asimov se ha empezado a crear un código ético de la robótica.

El Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas (Engineering and Physical Sciences Research Council, EPSRC) y el Consejo de Investigación de Artes y Humanidades (Arts and Humanities Research Council) de Gran Bretaña publicaron el siguiente conjunto de normas :

Los robots no deben ser diseñados exclusivamente o principalmente para matar o dañar a los humanos.

Los seres humanos, no los robots, son los agentes responsables. Los robots son herramientas diseñadas para lograr los objetivos humanos.

Los robots deben ser diseñados de forma que aseguren su protección y seguridad.

Los robots son objetos, no deben ser diseñados para aprovecharse de los usuarios vulnerables al evocar una respuesta emocional o dependencia. Siempre debe ser posible distinguir a un robot de un ser humano.

Siempre debe ser posible averiguar quién es el responsable legal de un robot.

También han nacido asociaciones que plantean problemas éticos de la robótica como Open Roboethics Initiative.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *